¿Qué es la Gamificación en los Negocios?

agosto 15 / Cinthia Mancini / Marketing

Los humanos son competitivos por naturaleza. Los clientes desean reconocimiento, elogios, incentivos y atención. Afortunadamente, la gamificación ayuda a satisfacer todas estas necesidades y, al hacerlo, hace que los clientes sean más leales y comprometidos.

Pero Qué es la Gamificación?

La definición más simple de gamificación es: un proceso para integrar la mecánica del juego en algo que ya existe para motivar la participación, el compromiso y la lealtad.

Esto puede ser casi cualquier cosa, desde tu sitio web hasta la presencia en las redes sociales, las operaciones diarias de tu tienda, la participación del cliente y más.

Gamificación introduce elementos de diseño de juegos en aplicaciones que no son de juegos para hacerlos más divertidos y atractivos.

Utiliza la competencia, los puntos, los logros, las reglas de juego, el estado y la autoexpresión para alentar las acciones a través de comentarios positivos.

La idea es que de esta forma los clientes sientan un mayor compromiso con el negocio, sientan verdaderas intenciones de participar en la propuesta y de esta forma, se vean motivados a lograr una meta establecida previamente por el propio negocio.

Cuidados a Tener en Cuenta

La gamificación ofrece resultados probados y tangibles.

Los negocios han experimentado un aumento en la participación en las redes sociales, esto incluye cosas como más tráfico en el sitio web y menores tiempos de conversiones.

Sin embargo, también hay un inconveniente si no se gestiona adecuadamente.

La gamificación crea altos niveles de expectativa, que pueden ser responsables de un conjunto falso de incentivos.

Además, la gamificación debe complementar cualquier otro sistema que tengas instalado y no reemplazarlo. Y por último, pero no menos importante, la motivación tiene que ser más que dinero. Esto es especialmente cierto para los millennials, que tienen diferentes conjuntos de motivación que las generaciones anteriores.

La Creatividad es Esencial

La idea de la gamificación es buscar cómo crear un proceso interactivo que ayude a las personas a sentirse mas conectadas a tus productos o tus servicios.

La gamificación proporciona motivación, pero solo cuando se ejecuta correctamente.

Para que la gamificación funcione, necesita tres elementos críticos:

Contexto:

el elemento de gamificación de tu estrategia de marketing debe relacionarse con tu industria o incluso con un tema muy específico de la actualidad.

Valor:

los participantes deben sentir que obtienen valor de la actividad, ya sea su estado, recompensas o reconocimiento.

Simple:

si haces que una estrategia de gamificación sea demasiado compleja, nadie podrá completar el desafío. En lugar de crear compromiso, generarás frustración. En última instancia, las metas u objetivos del juego deben ser alcanzables.

Algunas Áreas en que Puedes Aplicarla

1. Gamificación en Marketing

El marketing puede beneficiarse de la gamificación, particularmente el marketing B2B.

Antes de hacer clic en publicar tu próximo artículo de blog, agrega un cuestionario al final de la publicación. Pide a los usuarios que respondan preguntas sobre lo que leen en la publicación y bríndales algo a cambio.

Por ejemplo, de las personas que obtienen un puntaje del 100 por ciento en la prueba, podrías escoger un ganador del premio. También puedes organizar un concurso para los lectores de tu blog, utilizando la gamificación como un imán principal.

2. Gamificación en el éxito del cliente

Si realizas encuestas, pero obtienes malas tasas de respuesta o baja participación en tus campañas de comentarios.

La gamificación es una excelente manera de obtener mejores comentarios.

Las encuestas gamificadas producen una mayor cantidad y retroalimentación de calidad.

Puedes recibir dos o incluso tres veces más retroalimentación para las preguntas más interesantes, y los participantes constantemente se tomarán más tiempo para dar sus respuestas…

Explora reglas simples de juegos que podrían adaptarse para convertir las preguntas en recompensas. Incluye la mecánica del juego, como puntos y descuentos.

3. Gamificación en redes sociales.

Podrías crear un sistema de gamificación donde las personas publiquen sus últimos logros en las redes sociales utilizando tu concurso como un hashtag y ganen puntos o descuentos mientras comparten.

4. Gamificación en Tiendas

Starbucks con su aplicación Starbucks Reward es un gran ejemplo de gamificación en el mundo minorista.

Con cada compra, los clientes acumulan estrellas. Esas estrellas son en realidad tazas que se rellenan gráficamente. Cuanto más cerca esté un cliente de un objetivo (es decir, convertirse en miembro de oro), más rápido gastará. Después de convertirse en el miembro del siguiente nivel, se le ofrece al cliente una variedad de beneficios (es decir, una taza de café adicional, un regalo de cumpleaños u ofertas diseñadas específicamente para el cliente), ¡creando un programa de recompensas que es divertido, diverso y personalizado!

Esta es una excelente manera para que Starbucks aumente su lealtad y aumente el gasto promedio de los clientes.

La Clave es la Satisfacción del Cliente

Todos los negocios tienen descuentos, y todos los negocios se esfuerzan por brindar un buen servicio al cliente. La diferencia puede hacerla la gamificación. Es una estrategia de complemento que te permite llevar las cosas más allá con tus clientes.

Conclusión

Para que una idea de gamificación tenga éxito, debe estar bien diseñada, ejecutada y mantenida.
Los métodos tienen que ser variados, y la información que proporcionas tiene que usarse para mejorar no solo tu negocio, sino también la vida de tu cliente.

La gamificación no es una panacea que mágicamente mejorará todo. Pero tiene herramientas comprobadas para mejorar el nivel de compromiso de los clientes que también pueden ser divertidas y atractivas.