3 Métodos de Escritura Persuasiva Para Vender Más

octubre 22 / Cinthia Mancini / Online Marketing

Muchos lo dicen, vender es un arte. Pero, la verdad es otra.

Hay un componente creativo que se impone al elegir imágenes, textos, música, entre otros recursos. Sin embargo, existen métodos comprobados que te ayudan a lograr tus objetivos de ventas a través de lo que se conoce como redacción persuasiva o copywriting.

Si tienes una web, un blog, una cuenta en redes sociales, usas el correo electrónico con fines profesionales y te interesa vender, debes aprender a seducir con las palabras.

Incluso, si lo que deseas es conseguir empleo, es necesario que conozcas cómo venderte para que te puedan elegir dentro de esa empresa en la que sueñas trabajar.

Esto es lo que diferencia a los pequeños de los grandes en el campo de las ventas.

Pero.. ¿qué es la persuasión?

Significa convencer con argumentos a una persona para que realice la acción que deseamos.

En este caso puede ser una compra, que dé su correo electrónico, un like a un post, deje un comentario o que comparta un artículo, entre muchas otras acciones.

Eso sí, es necesario persuadir pero con la verdad.

Recuerda que en todo esto se encuentra implicado tu nombre como profesional o como empresa.

De allí la importancia de que sepas elegir los argumentos para convencer, porque se trata de vender muchas veces a la misma persona y no solo una vez.

Entonces, la redacción persuasiva es escribir para convencer y no sale de la nada.

La verdad es que se necesitan cubrir ciertos pasos para llegar a componer un texto que sea realmente atractivo para tu público objetivo.

Y todo comienza por…

Conocer al cliente

En él se basa todo el eje de un negocio.

Aun cuando lances un producto o servicio con fines sociales, tienes que conocer muy bien el público al que te diriges.

Tu marca debe estar enfocada a conseguir la conexión comunicacional con tu cliente ideal y para eso debes saber cuáles son sus problemas, cuáles son esos puntos de dolor que le aquejan.

Si has creado una web que vende productos para el cuidado de mascotas, tienes que saber qué problemas resuelven y a quiénes van orientados por ubicación geográfica, edad, condición económica, modo de vida, y muchas otras características.

De nada vale que dirijas tu texto a personas que no les gustan las mascotas.

Aquí es importante que realices un trabajo de investigación para que reconozcas sus necesidades y posibles objeciones, su lenguaje, sus objetivos, debes conocerlo muy bien.

Investiga en herramientas de comunicación del sector como:

  • Foros
  • Comentarios de redes sociales como Youtube, Instagram o Facebook.
  • Comentarios en blogs y sitios webs de la competencia.
  • Pregunta directamente a clientes o a personas que cumplan con el perfil.
  • Si ya tienes un sitio web, las analíticas e intenciones de búsqueda serán de mucha ayuda.

Así tendrás una idea más clara sobre quién es tu cliente.

Esto debes hacerlo periódicamente. El proceso de investigación debe ser continuo para que puedas dar siempre una respuesta oportuna a la necesidad de tu público objetivo.

Si lo deseas, te puedes basar en herramientas como el Mapa de Empatía.

Una vez que sepas cuáles son las necesidades de tu cliente, debes identificar los principales métodos para conformar textos que venden y seleccionar el que más se adecúe a tu objetivo

Son muchas las opciones que existen para crear estos textos, pero entre ellas las más populares son:

Método AIDA

Este método desarrollado por Elias St. Elmo Lewis en 1898, y vigente hasta el día de hoy, se orienta a componer el texto de venta en 4 etapas:

●     Atención

Debes conseguir llamar la atención de tu cliente ideal y esto se logra a través de un buen título, y subtítulo si es el caso.

El título conecta con la necesidad y elimina las objeciones de la persona que te lee y de allí la importancia de la investigación previa.

El objetivo principal es que el lector diga: “Esto es lo que quiero evitar” o “Esto es lo que quiero obtener”, Parece que aquí hay algo para mí” y que de esta manera desee continuar con la lectura.

●     Interés

Una vez que se ha captado la atención del cliente, necesitas activar el interés.

Aquí, con una escritura simpática y agradable debes exponer que conoces el problema a profundidad.

Es muy importante que le hables con el mismo lenguaje que ha utilizado en los medios que ya investigaste, esto ayuda a conectar emocionalmente con él.

También, que utilices datos estadísticos si los tienes o que expongas casos de otras personas que lo han padecido, todo esto para que pueda conectarse y entender que tiene la necesidad.

●     Deseo

Aquí ya debes exponer la solución.

Qué tienes para ofrecerle, cómo puedes ayudarle, cuáles son esos productos y servicios que le harán más fácil la vida.

Dile los beneficios de usar tu producto y luego las características.

También, deberá conocer cuál es tu oferta tentadora, esa promoción que has creado exclusivamente para él o ella.

Adicionalmente, confiésale por qué debe comprarte a ti y no a la competencia, qué haces por él o ella que te diferencia de otros que venden lo mismo.

Muéstrale testimonios de otras personas que resolvieron el problema con tu producto o servicio.

Aquí se trata de darle a entender que tú tienes la opción que necesita.

●     Acción

Por último, el cierre con una llamada a la acción que responderá al objetivo que persigues con este texto.

Expresiones como llama, compra, adquiere, regístrate, empieza o participa, suelen ir acompañadas de la expresión de urgencia “AHORA” o “YA” para formar oraciones que inciten a las personas a actuar de inmediato.

Puedes añadir bonus que complementen tu oferta pero que a la vez eliminen cualquier objeción de tu camino, como por ejemplo: envío sin costo adicional, satisfacción garantizada o te devolvemos el dinero, prueba gratis por 30 días.

Inclusive incluir urgencia para provocar una activación inmediata como por ejemplo oferta válida por 15 días o hasta acabarse la existencia, quedan pocos cupos.

El método AIDA es una potente herramienta de venta que puedes utilizar tanto en tus artículos de blog, como en tus páginas de aterrizaje, (Landing Pages), en post de redes sociales, hasta en perfiles de Linkedin para activar una conversión.

Pero, no es la única.

Otra alternativa dentro del mundo de la escritura persuasiva es:

Método FAB

Este método es mucho más sencillo, pero también es muy potente, y está enfocado en vender directamente un bien o servicio.

Para que el método funcione, el cliente ya debe estar interesado, porque no está diseñado para captar la atención, sino para cerrar la venta.

Con él debes redactar tres elementos:

●     Features o Características

Especifica cuáles son los atributos de tus productos o servicios, descríbelos completamente. Debes hacerlo de una manera clara y directa.

●     Advantages o Ventajas

Describe por qué tu bien o servicio es mejor que el de la competencia. Cuál es esa razón que lo hace diferente a los demás del mercado.

●     Benefits o Beneficios

En este caso, dile cómo se sentirá y lo qué logrará si adquiere el producto. Se verá más delgado, obtendrá el estatus que desea, tendrá los mejores recuerdos y la comodidad en ese viaje.

Este método es ideal para crear introducciones o conclusiones de artículos diseñados para vender.

También para escribir resúmenes de productos para tiendas virtuales, o en post de redes sociales que llevan al carrito de compras o a una descripción ampliada del producto.

Ejemplo:

“Disfruta de esta rica torta de chocolate con avellanas, sin salir de casa y crea los más dulces recuerdos en familia, porque así sabe mejor”.

Como lo ves, pueden ser textos cortos o largos, puedes ajustarlo a lo que desees.

Las 4Us

Es otro potente método de redacción persuasiva que funciona para cerrar ventas, porque activa elementos psicológicos importantes que le favorecen.

Puedes utilizar este método para conformar titulares que movilicen al lector a continuar leyendo o ejecutar alguna acción inmediatamente.

Por ejemplo, considéralo para el asunto del correo electrónico o en el titular de página web.

Este método se compone de 4 aspectos:

●     Único

Debes notificar esos aspectos que hacen a tu producto único en el mercado.

También durante la producción del texto o titular, debes verificar que no existan otros titulares que se parezcan al tuyo.

Esto hará que el cliente desee revisar ese contenido como sea o comprar el producto de inmediato.

Puedes apelar a la curiosidad, con frases como “reduce las estrías en 15 días con este poderoso método natural”

●     Útil

Debes demostrar para qué sirve tu bien o servicio, es decir cómo es que resuelve la necesidad o el problema que tiene.

La utilidad no es solo en positivo, también puedes demostrarla en negativo, a través de mensajes como: “3 errores que te impiden incrementar las ventas a través de la web”.

Como lo ves, no se trata solo de decirle lo que obtendrá, también puedes emitir el mensaje sobre lo que evitará, esto suele ser un buen elemento de atracción.

●     Ultra específico

En este caso es muy importante dar detalles en cuanto a números, fechas, tiempo, porcentajes, entre otros.

No debes transmitir muchas ideas, debe ser simple y concreto.

“Disminuye los gastos de tu empresa en un 5% con estos programas de capacitación”.

●     Urgente

La urgencia es un factor muy empleado en términos de mercadeo y puedes notarlo en esos apartados publicitarios en los que te dicen que quedan pocos días, que ya está por finalizar la oferta, entre otros.

Pero existen otros componentes de urgencias que están implícitos o que no son tan notorias como “7 consejos para montar tu tienda en línea antes del Black Friday”.

Como lo notas, de esta manera le estás diciendo que le queda poco tiempo, que está cercano a la fecha.

Algunos consejos

La experticia no se consigue en un día, así que no esperes que te salga todo súper bien de la noche a la mañana.

Aunque existen estos métodos y otros más que te ayudarán notablemente a tener unos textos más perfilados para vender, la verdad es que debes ir probando a ver qué funciona y qué no.

Esto no te sucederá solo a ti, hasta las agencias lo hacen y por eso deben aplicar técnicas como las pruebas A/B para evaluar qué mensaje funciona mejor.

Encuentra tu estilo y eso lo conseguirás con tus propios ensayos.

Y aunque te decidas a contratar agencias de marketing para que realicen estas funciones, tú puedes y debes aprender a vender tus productos y servicios.

Practica y practica.

Conclusiones

Como puedes observar la venta no es solo arte, también es ciencia.

Existen herramientas que te facilitan la creación de textos para vender tus productos y servicios en línea o fuera de ella.

AIDA es el más conocido de todos y lo puedes utilizar para redacción de artículos, páginas de aterrizaje y correos electrónicos para ventas.

FAB es el más sencillo y es ideal para introducir o concluir textos, así como para crear post que vayan directo a la compra.

Y el de las 4Us, que se usa con mucho énfasis en la redacción de títulos para activar de forma inmediata la compra por su componente de urgencia.

No olvides seguir las recomendaciones y aprender al máximo sobre cómo vender tus productos y servicios, para que te conviertas en el principal motor de ingresos de tu negocio.

Y bien, hasta aquí este artículo, espero que sea de total utilidad para ti. Si te gustó, me bendices con un like? 😉

  • Sociales